La semana pasada recibíamos la mala noticia de que la ECHA había decidido no clasificar el glifosato como carcinogénico, una opinión contraria a la emitida por la Agencia Internacio

Las organizaciones implicadas en el cuidado de la salud y el medio ambiente y parte de la comunidad científica reciben con estupor la decisión de Agencia Europea de Sustancia y Preparados Químicos (ECHA) de no clasificar el glifosato como agente cancerígeno, a pesar de las evidencias publicadas por la Agencia de Investigación sobre el Cáncer (IARC, por sus siglas en inglés) 

Ya hemos escrito otras veces sobre las grandes fusiones que están teniendo lugar en el sector agrícola (las que más llaman la atención son las de las empresas agroquímicas y semilleras, pero no son las únicas), y cómo esto podría afectar a nuestra alimentación: por ejemplo

En EEUU decenas de personas han denunciado conjuntamente a Monsanto: estas personas (o sus familiares fallecidos) son trabajadores agrícolas que utilizaban Roundup (herbicida de Monsanto basado en glifosato) y han padecido o padecen linfoma no-Hodgkin. Ahora acusan a la empresa de ocultar información sobre la peligrosidad de su producto.

La Vía Campesina es un movimiento internacional que coordina organizaciones campesinas, pequeños y medianos productores, mujeres rurales, comunidades indígenas, gente sin tierra, jóvenes rurales y trabajadores agrícolas migrantes.