4 - Riesgos para la salud del Roundup y del glifosato

Más del 80% de los cultivos transgénicos han sido modificados para tolerar uno o más herbicidas.[1] La soja tolerante a herbicidas es el cultivo MG más extendido, y ha pasado de ocupar el 17% de la superficie de soja de EEUU en 1977 al 93% en 2013.[2]

El cultivo modificado genéticamente (MG) más extendido es la soja Roundup Ready[1], modificada para tolerar el herbicida Roundup, cuyo “componente activo" se supone que es el glifosato. El gen Roundup Ready (RR) permite a los agricultores fumigar generosamente los campos con este herbicida, aniquilando toda vida vegetal salvo el cultivo.

La adopción a gran escala de la soja transgénica RR en América del Norte y del Sur ha llevado a incrementos importantes en la utilización del Roundup y de otros herbicidas basados en el glifosato. [34]

Los cultivos transgénicos RR no descomponen el herbicida, sino que sus tejidos lo absorben. Parte del glifosato se descompone (es metabolizado), dando lugar a una sustancia denominada ácido aminometilfosfónico (AMPA, por sus siglas en inglés). Tanto el glifosato como el AMPA permanecen en la planta y son ingeridos por las personas y los animales. Ambos son tóxicos, como se documenta más abajo.

Además de ser utilizado en los cultivos transgénicos RR, el Roundup se emplea crecientemente como desecante en los cereales, para secar el cultivo antes de la cosecha, facilitando su recolección y evitando que se pudra una vez almacenado. El uso de este herbicida está muy extendido también para eliminar la vegetación de las cunetas de las carreteras, a lo largo de las vías del ferrocarril, en los parques y otros espacios públicos, y en jardinería doméstica.

Referencias: 

1. James C. Situación global de los cultivos transgénicos/GM comercializados: 2012 . ISAAA; 2012. Disponible en: http://www.isaaa.org/resources/publications/briefs/44/default.asp

2. USDA Economic Research Service. Recent trends in GE adoption. 2013. Disponible en: http://www.ers.usda.gov/data-products/adoption-of-genetically-engineered-crops-in-the-us/recent-trends-in-ge-adoption.aspx#.UzgPocfc26w. []

3. Benbrook C. Impacts of genetically engineered crops on pesticide use in the US – The first sixteen years. Environ Sci Eur . 2012;24.

4. Binimelis R, Pengue W, Monterroso I. Transgenic treadmill: Responses to the emergence and spread of glyphosate-resistant johnsongrass in Argentina. Geoforum . 2009;40:623–633.

Compártelo: