Mito 6.3: Los activistas anti-OMG de los países ricos están haciendo que las poblaciones más pobres sigan pasando hambre, al negarles el acceso a nuevos cultivos

Mito: Los activistas anti-OMG de los países ricos están haciendo que las poblaciones más pobres sigan pasando hambre, al negarles el acceso a nuevos cultivos

Realidad: La crisis alimentaria de 2008 no fue causada por una falta de cultivos MG, sino por la aceleración del uso de biocombustibles

El mito en unas líneas: 

Tanto el Banco Mundial como la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) han determinado que la razón principal de la crisis alimentaria de 2007-2008 - así como del constante aumento del precio de los alimentos a nivel global - fue el boom de los biocombustibles, y no una falta de alimentos MG (modificados genéticamente).

La FAO y otras de las principales organizaciones internacionales han recomendado a los líderes de los países del G20 que retiren su apoyo a los biocombustibles, para así proteger el suministro de alimentos.

En la actualidad existen grandes extensiones de tierra dedicadas a alimentar coches, no personas.

Las mismas empresas que producen semillas transgénicas son también las proveedoras de materias primas para el cultivo de biocombustibles. Parece, por tanto, que estas empresas no están tan motivadas por un deseo de alimentar al mundo como por el deseo de conseguir beneficios.

Los cultivos transgénicos disponibles en la actualidad están diseñados para tolerar herbicidas o producir insecticidas. Ninguno de estos rasgos contribuye a solucionar el problema del hambre.

Los intentos de llevar a cabo modificaciones genéticas que sirvieran para paliar el hambre en regiones pobres han acabado fracasando y conduciendo al endeudamiento de los agricultores.

La crisis alimentaria global de 2007-2008 hizo que surgieran por todo el mundo las llamadas revueltas del hambre, ya que el aumento de precio de los principales cultivos dificultó el acceso a los alimentos a una parte importante de la población. Los defensores de los OMG (organismos modificados genéticamente) han utilizado la crisis alimentaria para alegar que los activistas anti-OMG del Norte Global están haciendo que el Sur Global siga pasando hambre, al suscitar miedos infundados sobre la ingeniería genética. Los cultivos MG, afirman, podrían ayudar a solucionar el problema del hambre, si los activistas de los países ricos dejaran de interferir.

Sin embargo, en 2008, tanto el Banco Mundial como la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO) identificaron el boom de los biocombustibles - y no la falta de alimentos MG - como la causa principal de la crisis alimentaria de 2007-2008.[1 2]

Los biocombustibles son cultivos agrícolas que se utilizan para producir carburantes. Existen grandes extensiones de tierra que se han dejado de utilizar para obtener alimentos y han pasado a producir combustible para automóviles, utilizando fondos públicos. Esto ha hecho que los alimentos sean más escasos, y que por tanto su precio suba.

Dos años después, en 2010, la crisis alimentaria continuaba. En una de sus reuniones, los líderes de los países del G20 solicitaron a la FAO, así como a la Organización para la Cooperación Económica y el Desarrollo (OECD), el Banco Mundial, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y otros organismos internacionales que "desarrollaran alternativas... respecto a cuál sería la mejor manera de mitigar y manejar los riesgos asociados a la volatilidad de los precios de los alimentos y otros productos agrícolas, sin distorsionar el comportamiento del mercado, con el fin de proteger a los más desfavorecidos."[3]

La FAO y sus organizaciones asociadas respondieron con un informe que señalaba inequívocamente en sus conclusiones que los biocombustibles representaban una seria amenaza para la seguridad alimentaria. El informe recomendaba la retirada de fondos públicos para su desarrollo: "Los gobiernos del G20 [deberían] retirar los fondos de aquellas políticas nacionales actuales que subvencionan (o decretan) la producción o consumo de biocombustibles... Si no se retirase este apoyo, los gobiernos del G20 deberían desarrollar planes de contingencia para adaptar (al menos de forma temporal) las políticas que estimulan la producción o consumo de biocombustibles (en especial aquellas que los hacen obligatorios por ley) en momentos en que el mercado global se encuentre bajo presión y el suministro de alimentos se vea amenazado."[3]

En 2014 el Observatorio del Precio de los Alimentos del Banco Mundial, en una de sus publicaciones, señalaba un pequeño descenso del 3% en el precio de los productos alimentarios comercializados a nivel global entre octubre de 2013 y enero de 2014, pero indicaba que "los precios internacionales no están aún muy alejados de su máximo histórico" en agosto de 2012.[4]

Los biocombustibles acoplan el precio de los alimentos al precio de los combustibles petroquímicos.

El crecimiento de la industria de los biocombustibles ha creado un vínculo entre la agricultura y el combustible que no existía hasta la fecha. Anteriormente, los mercados agrícolas sólo se regían por la demanda de alimentos, y no estaban vinculados a los mercados del petróleo. Sin embargo, en la actualidad se encuentran estrechamente relacionados, ya que la agricultura genera los productos que se utilizan para la fabricación de biocombustibles, que representan una alternativa a los combustibles petroquímicos. Hay cuatro especies fundamentales para la alimentación humana y animal - caña de azúcar, maíz, trigo y soja - que se están utilizando como materia prima para la producción de biocombustibles, con lo que el boom de los biocombustibles ha provocado un acoplamiento del precio de los alimentos y de los combustibles petroquímicos,[5] y como consecuencia el precio de los alimentos continuará aumentando a medida que el petróleo se vuelva más escaso y caro.

Las empresas que producen semillas MG son también quienes proporcionan las materias primas para la producción de biocombustibles.[6 7] Concluímos, por tanto, que estas empresas no están motivadas tanto por un deseo de alimentar al mundo como por el deseo de conseguir beneficios.

Especulación alimentaria y hambre

Otra causa de la crisis alimentaria es la especulación financiera en los mercados de productos alimentarios. Esta tendencia aumenta el precio de los cultivos con los que se comercia internacionalmente a gran escala, como son el maíz, el trigo y la soja. Un informe sobre este tema concluía, "Los mercados de productos alimentarios deberían servir a los intereses de la gente, y no a los de los inversores financieros... Dado que el hambre sigue existiendo en el mundo, hasta el más pequeño aumento de precios causado por la inversión financiera resulta escandaloso. No debemos permitir que la comida se convierta simplemente en un activo financiero."[8]

Los cultivos MG no proporcionan una solución al problema de la especulación financiera en los mercados de productos alimentarios.

Los cultivos MG disponibles en la actualidad no solucionan el problema del hambre

Los cultivos MG disponibles en la actualidad están diseñados para tolerar herbicidas o producir insecticidas. Ninguno de estos rasgos contribuye a solucionar el problema del hambre. Los intentos de llevar a cabo modificaciones genéticas que sirvieran para paliar el hambre en regiones pobres han acabado fracasando y conduciendo al endeudamiento de los agricultores. (ver Mito 6.1). El arroz dorado, que se suponía iba a paliar la deficiencia de vitamina A en los países en desarrollo, sigue sin estar listo para su comercialización después de más de una década de considerables inversiones en investigación y desarrollo. Ni siquiera ha sido sometido a análisis toxicológicos para saber si es apto para el consumo.

"Los gigantes del agronegocio que han desarrollado y patentado cultivos modificados genéticamente han argumentado durante mucho tiempo que su misión es alimentar al mundo, sin desaprovechar una oportunidad para hablar de los africanos que pasan hambre. Sin embargo, su misión es conseguir beneficios. El derecho a la tierra de los pequeños agricultores, la estabilidad política, los mercados más justos, la educación y la inversión son las claves para alimentar a África, pero ofrecen pocas perspectivas de aumento de los beneficios. La crisis del clima se utilizó para promocionar los biocombustibles, contribuyendo a crear la crisis alimentaria; y ahora la crisis alimentaria se está utilizando para resucitar las fortunas de la industria biotecnológica."

– Daniel Howden, corresponsal en África, The Independent (Reino Unido)[9]

"Mi parte más cínica tiende a pensar que simplemente están utilizando la crisis alimentaria actual y la crisis del petróleo como un trampolín desde el que favorecer a los OMG frente a la opinión pública. Entiendo por qué lo hacen, pero el peligro es que cuando afirman que los cultivos MG van a solucionar el problema de la sequía o a alimentar al mundo, no están diciendo más que chorradas."

- Denis Murphy, responsable de biotecnología, Universidad de Glamorgan, Gales[10]

Conclusión: 

El Banco Mundial y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) han determinado que la razón principal de la crisis alimentaria de 2007-2008 - así como del constante aumento del precio de los alimentos a nivel global - fue el boom de los biocombustibles, y no una falta de alimentos MG. La FAO y otras organizaciones internacionales han recomendado a los líderes de los países del G20 que retiren su apoyo a los biocombustibles, para así proteger el suministro de alimentos.

En la actualidad existen grandes extensiones de tierra dedicadas a alimentar coches, no personas.

Las mismas empresas que producen semillas MG son también las proveedoras de materias primas para el cultivo de biocombustibles. Parece, por tanto, que estas empresas no están tan motivadas por un deseo de alimentar al mundo como por el deseo de conseguir beneficios.

Los cultivos MG disponibles en la actualidad están diseñados para tolerar herbicidas o producir insecticidas. Ninguno de estos rasgos contribuye a solucionar el problema del hambre. Los intentos de llevar a cabo modificaciones genéticas que sirvieran para paliar el hambre en regiones pobres han acabado fracasando y conduciendo al endeudamiento de los agricultores. El arroz dorado, que se suponía iba a paliar la deficiencia de vitamina A en los países en desarrollo, sigue sin estar listo para su comercialización después de más de una década de considerables inversiones en investigación y desarrollo. Ni siquiera ha sido sometido a análisis toxicológicos para saber si es apto para el consumo.

Referencias: 

1. Mitchell D. A note on rising food prices: Policy Research Working Paper 4682. Washington, DC, EEUU: The World Bank Development Prospects Group; 2008.

2. Organización para la Agricultura y la Alimentación (FAO). Soaring food prices: Facts, perspectives, impacts and actions required. En: Rome, Italy; 2008. Disponible en: http://www.fao.org/fileadmin/user_upload/foodclimate/HLCdocs/HLC08-inf-1-E.pdf.

3. Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y otros. Price volatility in food and agricultural markets: Policy responses. Policy Report including contributions by FAO, IFAD, IMF,OECD, UNCTAD, WFP, the World Bank, the WTO, IFPRI and the UN HLTF. Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación; 2011. Disponible en: http://ictsd.org/downloads/2011/05/finalg20report.pdf.

4. Cuesta J. Food price watch. Washington, DC, USA: World Bank; 2014. Disponible en: http://www.worldbank.org/content/dam/Worldbank/document/Poverty%20documents/FPW%20Feb%202014%20final.pdf.

5 Banco Mundial. Food price watch. Washington, DC, USA; 2011. Disponible en: http://bit.ly/JZBHaQ.

6. The Bioenergy Site. Monsanto biofuels feedstock research extended. http://www.thebioenergysite.com/news/13514/monsanto-biofuels-feedstock-research-extended. Publicado el 5 de noviembre de 2013.

7. Syngenta. What Syngenta thinks about biofuels. 2013. Disponible en: http://www.syngenta.com/global/corporate/en/news-center/Pages/what-syngenta-thinks-about-full.aspx.

8. Henn M. The speculator’s bread: What is behind rising food prices? EMBO Rep. 2011;12:296–301.

9. Howden D. Hope for Africa lies in political reforms. The Independent (UK). http://ind.pn/LsLp9O. Publicado el 8 de septiembre de 2008.

10. Lyons R. GM: It’s safe, but it’s not a saviour. Spiked Online. 2008. Disponible en: http://www.spiked-online.com/index.php?/site/article/5438/.

Compártelo: