Mito 6.4: La ingeniería genética es necesaria para obtener cultivos que nos permitan sobrevivir a los desafíos que nos esperan

Mito: La ingeniería genética es necesaria para obtener cultivos que nos permitan sobrevivir a los desafíos que nos esperan

Realidad: Los métodos de mejora convencional son más efectivos a la hora de producir cultivos con rasgos de utilidad

El mito en unas líneas: 

La mejora vegetal tradicional continúa superando a la ingeniería genética a la hora de obtener cultivos con rasgos de utilidad, tales como la tolerancia a condiciones meteorológicas extremas o a suelos pobres, mejor utilización de los nutrientes, resistencia a enfermedades dependiente de rasgos complejos, y biofortificación (mayor valor nutricional). Estos rasgos se conocen como rasgos complejos porque implican la participación conjunta de varios genes sometidos a una regulación muy precisa. No pueden introducirse en una especie mediante ingeniería genética.

Prueba de esto es que el lobby de los OMG (organismos modificados genéticamente) lleva 18 años prometiendo nuevos cultivos MG que incorporasen rasgos complejos, pero hoy en día prácticamente todos los OMG en comercialización contienen simplemente uno o dos rasgos simples: tolerancia a herbicida o producción de insecticida.

También existe la papaya MG resistente a virus, pero esta resistencia procede de un rasgo simple, no complejo, y también se han desarrollado variedades resistentes no-MG.

Es frecuente que cultivos MG con rasgos de interés complejos se publiciten erróneamente como una victoria de la ingeniería genética, cuando en realidad se trata de variedades obtenidas mediante mejora convencional a las que se añaden transgenes para la tolerancia a herbicidas o resistencia a insectos.

La mejora convencional ha cosechado sus éxitos con costes mucho menores que los asociados a la ingeniería genética. Además, la ingeniería genética no resulta más rápida que la mejora vegetal convencional, y entraña riesgos adicionales.

No necesitamos cultivos MG para conseguir alimentar al mundo y sobrevivir a los desafíos que nos esperan. De hecho, la calidad y eficacia de nuestro sistema de producción de alimentos sólo depende en parte de la genética de las especies que cultivamos. La otra variable de la ecuación son los métodos agrícolas. No sólo necesitamos variedades altamente productivas, adaptadas al clima y resistentes a enfermedades, sino una agricultura productiva, adaptada al clima y resistente a enfermedades.

La mejora convencional, combinada con métodos agroecológicos, puede cubrir todas nuestras necesidades de alimentos presentes y futuras.

Cuando la gente oye hablar de "supercultivos" como el arroz tolerante a las inundaciones, el maíz tolerante a la sequía, el trigo tolerante a la salinidad, garbanzos resistentes ante las plagas, cacahuetes de baja alergenicidad, alubias ricas en hierro, yuca enriquecida en beta-carotenos y soja beneficiosa para el corazón, muchas veces piensa automáticamente en la ingeniería genética.

Sin embargo, todos estos cultivos mejorados se han creado sin introducir ninguna modificación genética. Son el producto de la mejora vegetal convencional, en algunos casos junto a la selección asistida por marcadores, o SAM. La SAM, denominada a veces mejora de precisión, es una rama bastante poco controvertida de la biotecnología que puede acelerar la mejora convencional al identificar la presencia de genes vinculados a los principales rasgos de interés en plántulas obtenidas de forma convencional. Por tanto, el SAM reduce dramáticamente el tiempo necesario para seleccionar nuevas variedades. El SAM no implica la inserción de genes externos en el ADN de una planta huésped, y evita los riesgos e incertidumbres de la ingeniería genética. Es ampliamente apoyada por ecologistas y organismos de agricultura ecológica. Las preocupaciones suelen centrarse en la propiedad de la patente de las semillas que se desarrollan según este método.

La mejora vegetal convencional y la SAM han tenido éxito allí donde la ingeniería genética ha fracasado, obteniendo cultivos con rasgos de interés como la tolerancia a condiciones meteorológicas extremas o suelos pobres, resistencia a enfermedades y mayor valor nutricional. Estas propiedades son conocidas como rasgos complejos porque implican la participación de varios genes sometidos a una regulación muy precisa. Sólo los métodos de mejora convencional, en ocasiones junto con la SAM, son capaces de obtener cultivos que incorporen rasgos complejos. Por el contrario, las técnicas de modificación genética son capaces de manipular tan sólo uno o unos pocos genes a la vez, y no es capaz de conferir un control preciso e integrado de la expresión de estos genes. Por lo tanto, es incapaz de producir cultivos con rasgos complejos, que necesitan de múltiples genes combinados entre sí.

En algunos cultivos MG, como la papaya MG resistente a virus,[1 2] se ha conseguido conferir la resistencia a un virus concreto mediante la inserción de un solo gen procedente de este (el gen de la cubierta proteica vírica). Este proceso se conoce como "protección mediada por la cubierta proteica", y es equivalente a una vacuna en animales o humanos.[3] Aun así, las resistencias dependientes de rasgos complejos más útiles y resilientes no pueden introducirse en una planta mediante modificación genética.

La mejora convencional y la SAM utilizan las variedades ya existentes para crear una base diversa, flexible y resiliente. La ingeniería genética ofrece lo contrario - una diversidad de cultivos cada vez menor y una tecnología poco flexible que requiere años y una inversión de millones de dólares para cada nuevo rasgo.[4 5]

Los éxitos de la mejora convencional suelen tener una cobertura mediática mínima, en contraposición a las afirmaciones, frecuentemente especulativas, sobre los posibles "milagros" de la ingeniería genética. Gracias a los enormes presupuestos en relaciones públicas de las empresas biotecnológicas, las historias sobre OMG son retransmitidas a lo largo y ancho del mundo - pero, de hecho, tienen una base muy poco sólida.

Aunque el lobby de los OMG lleva 18 años prometiendo nuevos cultivos con rasgos tales como la tolerancia a la inundación y la sequía, la salinidad, o un mayor valor nutricional, no ha conseguido obtenerlos. Hoy en día, la gran mayoría de los OMG comercializados contienen uno o dos de los siguientes rasgos: tolerancia a herbicidas y producción de pesticida.

Monsanto ha sacado a la venta un maíz resistente a la sequía, pero incluso el Departamento de Agricultura de EEUU admitió que no era más efectivo que las variedades no-MG existentes.[6] La agricultura realmente tolerante a la sequía depende más de las prácticas agrícolas que de la genética - por ejemplo, incorporando suficiente materia orgánica al suelo para que este absorba y retenga agua.

Los éxitos de la ingeniería genética que nunca fueron tal cosa

Muchos cultivos desarrollados mediante mejora convencional, por sí solos o en combinación con la selección asistida por marcadores (SAM), se han atribuido de forma falsa a la ingeniería genética. Estos se pueden incluir en una de las tres siguientes categorías.

1. Cultivo mejorado convencionalmente con un giro transgénico

“Los rasgos transgénicos de por sí son completamente inútiles a no ser que se inserten en el mejor de los germoplasmas”

– Brian Whan, representante de la filial de Monsanto Intergrain[7]

Normalmente, las empresas biotecnológicas utilizan la mejora convencional, y no la ingeniería genética, para obtener cultivos con rasgos tales como un mayor rendimiento intrínseco o tolerancia a la sequía. En primer lugar, obtienen germoplasma procedente de las mejores variedades desarrolladas a lo largo de los años por agricultores y mejoradores. También utilizan mejora convencional y SAM para conseguir la combinación deseada de rasgos complejos. Por último, una vez han desarrollado una variedad satisfactoria mediante mejora vegetal, la modifican genéticamente para introducir los genes que pertenecen a la empresa. Este giro, por lo general un gen tolerante a herbicidas o un gen insecticida, no añade nada al rendimiento agronómico del cultivo, pero permite a la empresa poder patentarlo.

Este proceso fue mencionado en una retransmisión sobre la adquisición en 2010 por parte de Monsanto de una parte de Intergrain, una empresa de mejora de cereales procedente del oeste de Australia. Un representante de Intergrain explicó el interés de Monsanto en su empresa: "Un concepto verdaderamente importante es que los rasgos transgénicos por sí solos son totalmente inútiles a no ser que se inserten en el mejor de los germoplasmas."[7]

Un ejemplo de producto transgénico desarrollado de esta forma es la soja VISTIVE® de Monsanto, que ha sido descrita como el primer producto MG que ofrece beneficios para los consumidores. Esta soja baja en ácido linolénico se diseñó para producir un aceite que redujese las grasas trans, menos saludables, en los alimentos procesados que lo incluyesen. Fue obtenida mediante mejora convencional, pero Monsanto la convirtió en un cultivo transgénico añadiéndole la tolerancia a su herbicida Roundup.[8]

Es interesante señalar que la Universidad Estatal de Iowa desarrolló algunas variedades de soja con cantidades aún menores de ácido linolénico y no les añadieron ningún transgén,[9] pero casi no se ha oído hablar de ellas en comparación con VISTIVE.

Otro producto de este tipo es el maíz tolerante a la sequía Agrisure Artesian de Syngenta. Este cultivo se obtuvo utilizando mejora convencional, para a continuación añadirle transgenes con propiedades insecticidas y de tolerancia a herbicidas.[10]

2. Cultivo mejorado convencionalmente en el que la ingeniería genética ha sido utilizada como herramienta de laboratorio

En algunos casos, se desarrolla un cultivo utilizando la ingeniería genética como una herramienta de investigación en el laboratorio, pero no se le añaden transgenes. Aun así, el cultivo resultante es presentado como un éxito de la ingeniería genética. Un ejemplo es el arroz tolerante a las inundaciones, el cual el anterior científico jefe del gobierno británico Sir David King anunció erróneamente como un triunfo de la ingeniería genética.[11 12]

De hecho, las dos variedades de arroz tolerantes a las inundaciones más conocidas - una de las cuales era probablemente a la que King se refería - no son en absoluto MG. Una variedad fue desarrollada por un grupo de investigación liderado por la defensora de los OMG Pamela Ronald.[13] El equipo de Ronald obtuvo este arroz utilizando SAM como parte de un programa de mejora vegetal convencional.[13 14] Utilizaron la ingeniería genética como una herramienta de laboratorio, primero para identificar los genes de interés, y después para detectar su presencia en las plantas obtenidas mediante cruzamientos naturales. Por tanto, el arroz resultante no está modificado genéticamente, sino que se ha obtenido de forma convencional.

Ronald no parece haber intentado aclarar la confusión sobre el hecho de que este maíz no estaba modificado genéticamente - al contrario, ya que se refirió al método de SAM utilizado para obtenerlo como "una especie de híbrido entre ingeniería genética y mejora convencional".[15] Aunque la SAM pueda combinarse tanto con la ingeniería genética como con la mejora convencional, no es un "híbrido" entre las dos cosas. La SAM utiliza métodos de mapeado molecular para detectar marcadores genéticos (regiones específicas de ADN) asociados a ciertos rasgos de interés durante el proceso de mejora convencional. Esto permite al mejorador identificar de forma más rápida y precisa a los descendientes portadores de los rasgos de interés.

La página web de la Universidad de California en Davis (UC Davis), donde se encuentra el laboratorio de Ronald, también dio a entender de forma engañosa que su arroz estaba modificado genéticamente, diciendo que "su laboratorio ha diseñado un arroz resistente a enfermedades e inundaciones, dos problemas graves para el cultivo de arroz en Asia y África."[16] Sería más preciso decir que su equipo ha obtenido una variedad mejorada del arroz.

Otro arroz resistente a inundaciones creado con genes "Snorkel" también ha sido atribuido a la ingeniería genética. Sin embargo, este arroz, que se adapta a la inundación produciendo tallos más largos que evitan que la planta se ahogue, se obtuvo mediante métodos convencionales y no contiene ningún tipo de modificación genética.[17]

Sí que se utilizó modificación genética en el laboratorio, así como métodos modernos de mapeado génico, para estudiar una variedad de arroz capaz de crecer en aguas profundas e identificar los genes responsables de su tolerancia a la inundación. Se identificaron tres regiones génicas, incluida una donde se encontraban los dos genes "Snorkel". Se utilizó SAM para guiar el proceso de mejora convencional mediante el cual se consiguió combinar las tres regiones génicas de tolerancia a inundaciones en una variedad comercial de arroz.[17]

Sólo se utilizaron métodos de mejora convencional y SAM para generar la línea tolerante a inundaciones resultante, ya que esto supera la capacidad de la ingeniería genética actual para transferir los genes y controlar los reguladores del rasgo de tolerancia a inundaciones de una manera que les permita funcionar correctamente.

3. Cultivo que no tiene nada que ver con la ingeniería genética

En un caso muy conocido, un cultivo que no tenía nada que ver con la ingeniería genética fue anunciado como un éxito de esta. En una entrevista radiofónica para la BBC, el ex-científico jefe del gobierno británico, Sir David King, dijo que un gran aumento de la producción de cereal en África se debía al cultivo de OMG, cuando de hecho no se estaba utilizando este tipo de técnicas.[18] Al contrario, el aumento de producción se debía al uso de la práctica agrícola denominada "push-pull", un método agroecológico que combina distintas especies para alejar a las plagas de los cultivos.[19] King admitió más tarde haber cometido lo que él denominó un "honesto error".[20]

King utilizó este ejemplo cuando se le pidió que aportara alguna razón convincente por la que se necesitaban cultivos MG. Sin embargo, lejos de demostrar por qué necesitamos aceptar la ingeniería genética, su ejemplo muestra justo lo contrario - que necesitamos dejar de distraernos con la ingeniería genética para empezar a financiar y apoyar soluciones diferentes que ya han demostrado ser efectivas y que nos permitirán hacer frente a problemas urgentes.

Los éxitos de la mejora convencional demuestran que la modificación genética no es necesaria

"La ciencia no representa una ventaja de por sí, sino porque aporta algo útil y valioso, que la gente quiere. Si no logra ninguno de estos objetivos, creo que deberíamos abordarla desde un punto de vista mucho más escéptico.

- Michael Meacher, ex-ministro británico de medio ambiente[21]

"Cada vez más, los medios de comunicación y las afirmaciones retóricas apuntaban a los cultivos modificados genéticamente como una solución para la crisis alimentaria global, que se manifestó por el aumento repentino de los precios de los alimentos en 2007-2008. Se hicieron afirmaciones ambiguas sobre el potencial de la ingeniería genética para abordar la crisis, aunque los cultivos y rasgos útiles a los que típicamente se hacía referencia aún no estuvieran desarrollados, y a pesar de que sí que se habían conseguido avances reales utilizando métodos de mejora convencional. Esto deja ver con claridad cómo se ha utilizado la crisis alimentaria como una herramienta para promover los cultivos MG.

– Glenn Davis Stone, profesor de antropología y ciencias ambientales, Universidad de Washington, St Louis; y Dominic Clover, entonces investigador postdoctoral en desarrollo y tecnología agraria, Universidad de Wageningen, Países Bajos[22]

A continuación se muestran algunos ejemplos de cultivos mejorados de forma convencional, con rasgos como los que los defensores de los OMG dicen que sólo pueden conseguirse mediante ingeniería genética. Muchos de ellos ya están siendo comercializados, y dando lugar a mejoras sobre el terreno.

Resistentes a la sequía y adaptados al clima

En el Mito 5.12 se puede consultar una lista de variedades no-MG con rasgos que mejoran la tolerancia a la sequía y adaptación al clima.

Tolerantes a la salinidad

  • Variedades de arroz capaces de tolerar suelos salinos y otros problemas[23]

  • Trigo durum que produce un 25% más en suelos salinos que una de las variedades utilizadas habitualmente[24 25]

  • Variedades indígenas de la India capaces de tolerar suelos salinos, conservada por la ONG india de conservación de semillas Navdanya. Navdanya declaró haber donado parte de esta semilla a agricultores tras el tsunami de 2004, lo que les permitió continuar trabajando en suelos saturados por la sal a pesar de que los científicos les habían advertido de que tendrían que abandonar la tierra temporalmente.[26]

Altamente productivos y resistentes a plagas y enfermedades

  • Alubia altamente productiva y resistente a múltiples enfermedades para agricultores de África Central y Occidental[27]

  • Yuca altamente productiva y resistente a enfermedades en África[28]

  • Variedades de maíz australianas altamente productivas dirigidas a mercados asiáticos libres de OMG[29]

  • Maíz que resiste a la mala hierba parásita Striga y tolera la sequía y los suelos pobres en nitrógeno, destinado a agricultores africanos[30]

  • Maíz resistente al taladro[31]

  • "Green Super-Rice" (Super Arroz Verde) mejorado para ofrecer alta productividad y resistencia a enfermedades[23]

  • Soja altamente productiva y resistente a los nematodos formadores de quistes[32]

  • Soja resistente a los áfidos[33 34 35 36]

  • Tomate altamente productivo con frutos más dulces[37]

  • Garbanzos altamente productivos y resistentes a enfermedades[38]

  • Batata resistente a nematodos, plagas de insectos y marchitamiento por Fusarium , una enfermedad fúngica[39]

  • "Supertrigo" altamente productivo, altamente nutritivo y resistente a enfermedades[40]

  • Chile habanero resistente a nematodos formadores de agallas[41]

  • Patatas que resisten el tizón tardío y otras enfermedades[42 43 44 45 46 47 48]

  • Patata resistente a nematodos formadores de agallas[49]

  • Papayas resistentes al virus de la mancha anular.[50] También hay una papaya transgénica resistente al virus,[1] que, según los defensores de los OMG, ha salvado el sector de la papaya en Hawaii.[51] De todas formas, esta afirmación es bastante cuestionable. Aunque la papaya transgénica ha dominado la producción de papaya hawaiana desde finales de los años 90, el Departamento de Agricultura de Hawaii señaló que la producción anual de papayas en 2009 fue menor de lo que fue en el año en que más afectó el virus de la mancha anular.[52] Un artículo de la prensa hawaiiana dijo que la ingeniería genética no ha salvado la industria hawaiiana de la papaya, que ha estado decayendo desde el año 2002. Una razón posible para esta caída, según el artículo, es el rechazo que ha sufrido la papaya transgénica por parte del mercado desde el principio.[53]

Beneficiosos para la salud y con mejores características nutricionales

  • Soja con altos niveles de ácido oleico, que reduce la necesidad de hidrogenación, un proceso que provoca la formación de grasas trans, poco saludables[59]

  • Maíz naranja enriquecido en beta-caroteno, dirigido a personas con deficiencia en vitamina A.[60 61]

  • Mijo rico en hierro, trigo rico en zinc, y yuca enriquecida en beta-carotenos[62]

  • Patatas moradas que contienen altos niveles de antocianinas, un antioxidante anticancerígeno[63 64]

  • Un tomate que contiene altos niveles de licopeno, un antioxidante, que se señala en algunos estudios como un arma posible contra los infartos y el cáncer[65]

  • Un tomate morado que contiene altos niveles de antocianinas y vitamina C[66] (esta historia recibió mucha menos publicidad que la que obtuvo el John Innes Centre por su tomate morado MG "anticancerígeno"[67 68 69])

  • Cacahuetes de baja alergenicidad[70] (en una línea diferente de investigación, se ha descubierto un proceso para obtener cacahuetes normales libres de alérgenos[71])

  • La producción de alimentos enriquecidos nutricionalmente no implica necesariamente la mejora vegetal. La adición de nutrientes es un método muy popular y exitoso para mejorar la calidad nutricional de los alimentos. Por ejemplo, hay un estudio que demuestra que el maíz enriquecido en hierro disminuye la anemia en niños.[72 73]

Atractivo para el consumidor

Una manzana MG que no sufre pardeamiento (no se oscurece) ha tenido una acogida bastante poco entusiasta, sobre todo por parte del sector de producción de manzana, que teme la reacción de los mercados.[74 75] Mientras tanto, ya existe una versión no-MG.[76]

"Solución" de la ingeniería genética a un problema de plagas que ya se ha resuelto

La genética, ya sea natural o modificada, sólo supone una parte de la solución a los problemas de plagas. En ocasiones sólo nos distraen de las soluciones agronómicas ya existentes. Por ejemplo, en 2012 Rothamsted Research, en Reino Unido, comenzó los ensayos sobre el terreno de un trigo modificado genéticamente para producir una sustancia química que repele a los áfidos. Esta sustancia se encuentra de forma natural en algunas plantas. Rothamsted presentó el proyectó, que se tragó 1,28 millones de libras procedentes de los fondos públicos,[54] como un método de control de áfidos libre de químicos y respetuoso con el medio ambiente.[55]

Sin embargo, esta no dejaba de ser otra "solución" de la ingeniería genética para un problema que ya se había conseguido solucionar mediante métodos agroecológicos. Otros estudios a largo plazo publicados previamente, con una participación sustancial de Rothamsted Research, habían demostrado que las poblaciones de áfidos en poblaciones de cereal pueden mantenerse por debajo del nivel de daño económico mediante la plantación de franjas de ciertas flores en torno a las parcelas. Estas flores atraen a depredadores y parásitos nativos, como avispas parásitas, mariquitas, crisopas y sírfidos, capaces de controlar los áfidos.[56 57]

Es hasta cuestionable que los áfidos en el trigo representen un problema real que necesita soluciones nuevas. El agricultor británico Peter Lundgren señaló que estos ensayos se realizaron utilizando trigo de primavera, para el cual el daño por áfidos es despreciable. En cuanto al trigo de invierno, existen para este otras soluciones que no implican la utilización de modificaciones genéticas, incluyendo desde insecticidas químicos hasta métodos agroecológicos,[58] como los anteriormente descritos.

La mejora convencional supera a la ingeniería genética a la hora de obtener rasgos deseables

El lobby de los OMG utiliza las promesas de cultivos resistentes a la sequía y a la salinidad, o enriquecidos en nutrientes, para vender la ingeniería genética a políticos, a la industria alimentaria y al público, pero estas son promesas vacías. No existe ningún OMG comercializado que supere a los cultivos no-MG en la expresión de estos rasgos de interés. Después de 18 años de promesas incumplidas, prácticamente todos los OMG comercializados tienen uno o dos de los siguientes rasgos: tolerancia a herbicidas y producción de un pesticida.[77]

La ingeniería genética no es más rápida que la mejora convencional - pero es mucho más cara.

“La afirmación de que la ingeniería genética es más rápida que la mejora convencional es común, pero falsa. El tiempo medio que se necesita para producir una variedad modificada genéticamente es más o menos la misma que para una obtenida mediante cruzamientos.

– Doug Gurian-Sherman, especialista en biotecnología de la Unión de Científicos Preocupados[78]

“El coste total de introducir en el mercado un nuevo rasgo MG entre 2008 y 2012 ha sido de unos 136 millones de dólares."

– Phillips McDougall, “El coste y el tiempo necesarios para el descubrimiento, desarrollo y autorización de un nuevo rasgo obtenido por modificación genética: estudio para Crop Life International”[79]

"La ingeniería genética podría justificar los costes adicionales si la mejora clásica no fuera capaz de obtener rasgos como la resistencia a sequías, inundaciones o plagas, o la eficiencia en cuanto a fertilizantes. Pero en un caso tras otro, la mejora clásica está obteniendo resultados.

– Margaret Mellon y Doug Gurian-Sherman, Unión de Científicos Preocupados[5]

El mejorador vegetal Major M. Goodman de la Universidad Estatal de Carolina del Norte señala que la ingeniería genética no es más rápida que la mejora convencional; al contrario, requiere pasos adicionales. Él concluye que, de media, y suponiendo que no haya complicaciones, existe un periodo de 15 años entre que se descubre un transgén nuevo y potencialmente útil hasta que se vende la semilla a los agricultores - aproximadamente el mismo tiempo que se necesita para obtener una nueva variedad de un cultivo no-MG propagado sexualmente. [4 80] Se tardó 16 años en llevar al mercado el rasgo insecticida Bt - y esto sin incluir ensayos toxicológicos. [4]

El Dr Doug Gurian-Sherman de la Unión de Científicos Preocupados comenta: "La afirmación de que la ingeniería genética es más rápida es habitual, pero falsa. El tiempo medio que se necesita para obtener una variedad modificada genéticamente es más o menos el mismo que para una obtenida mediante cruzamientos." Añadió que estas falsas argumentaciones sobre la rapidez de la ingeniería genética vienen de "la idea de que una vez se encuentra el gen, es simplemente una cuestión de meterlo en una planta y hacer unos cuantos experimentos para ver si funciona correctamente." [78]

Gurian-Sherman explicó, "De hecho, hacen falta años de retrocruzamientos para deshacerse de mutaciones posiblemente perjudiciales y cambios epigenéticos introducidos por el proceso de cultivo celular que se usa en la ingeniería genética. Y también se necesita retrocruzamiento para transferir el rasgo a diversas variedades de élite del cultivo (por ejemplo, en cereales). A veces, el constructo genético original causa problemas. Esto fue lo que ocurrió, por ejemplo, con el arroz tolerante a la sequía, que demostró que los cruzamientos eran más rápidos y efectivos que la modificación genética. Se ha observado que se necesitan nuevas secuencias reguladoras, ya que existen efectos de posición que pueden causar problemas por el sitio concreto de inserción en el genoma de la planta."[78]

Además, declaró Gurian-Sherman, se necesitan años de ensayos en campo para determinar cómo de bien responde el rasgo en diferentes entornos, independientemente de si el rasgo se desarrolla mediante modificación genética o mejora convencional.[78]

Gurian-Sherman añadió, "Si analizamos los ejemplos reales, ha llevado de 10 a 15 años desarrollar un rasgo mediante ingeniería genética. Es importante señalar que esto no es una cuestión de retrasos debidos a la regulación, como les gusta decir a sus defensores, sino que es inherente a las limitaciones del proceso."[78]

Estos plazos se pueden reducir en el caso de plantas propagadas vegetativamente, como manzana y patata, ya que el cruzamiento y retrocruzamiento que se lleva a cabo con las plantas propagadas sexualmente no tiene lugar. En vez de esto, el biotecnólogo inserta el transgén y lleva a cabo algunos ensayos para ver que el transgén funciona tal y como se esperaba.

Sin embargo, este proceso más corto también entraña riesgos mayores. Dado que no hay retrocruzamiento o cruzamiento de ningún tipo, las manzanas o patatas MG siempre mantendrán todos los cambios que tuvieran lugar durante el proceso de modificación genética, como mutaciones en el sitio de inserción y efectos, cambios epigenéticos o mutaciones inducidas por el proceso de cultivo celular. Las variedades MG se sacan al campo cuando aún contienen cambios imprevistos inducidos por el proceso de modificación.

La empresa que desarrolla el manzano o la patata se limita a comprobar que estos tienen un aspecto normal y crecen de forma aceptable durante unos cuantos años en ensayos en condiciones muy concretas, pero no busca otro tipo de cambios, como características tóxicas o alergénicas imprevistas.

Respecto al coste de la ingeniería genética respecto a la mejora vegetal convencional, el estudio de una consultoría del sector situó el coste de desarrollo y puesta en el mercado de un rasgo modificado genéticamente en 136 millones de dólares. De estos, sólo 35 millones se invierten en costes de regulación, mientras que el resto se invierte en investigación.[79] Hasta Monsanto admite que la mejora vegetal convencional es "significativamente más barata" que la ingeniería genética.[81]

El mejorador vegetal Major M. Goodman, de la Universidad Estatal de Carolina del Norte, afirma que el coste de desarrollar un rasgo MG dependiente de un solo gen es 50 veces mayor que el de desarrollar una variedad equivalente mejorada de forma convencional. Goodman señala el coste de la ingeniería genética como "una barrera formidable" para su expansión.[4]

El tiempo y el precio son consideraciones vitales para el Sur Global, donde existe una necesidad urgente de variedades adaptadas a las condiciones locales, pero los agricultores no pueden permitirse insumos y semillas con un precio elevado.

Conclusión: 

La mejora vegetal tradicional continúa superando a la ingeniería genética a la hora de obtener cultivos con rasgos de utilidad, tales como la tolerancia a condiciones meteorológicas extremas o a suelos pobres, mejor utilización de los nutrientes, resistencia a enfermedades dependiente de rasgos complejos, y biofortificación (mayor valor nutricional). Estos rasgos se conocen como rasgos complejos porque implican la participación conjunta de varios genes sometidos a una regulación muy precisa. No pueden introducirse en una especie mediante ingeniería genética.

Es frecuente que cultivos no-MG a los que se añaden rasgos de interés complejos se publiciten erróneamente como una victoria de los OMG. Los cultivos MG que sí presentan estos rasgos suelen ser éxitos de la mejora convencional a los que se añaden transgenes para la tolerancia a herbicidas o resistencia a insectos.

La mejora convencional ha cosechado sus éxitos con unos costes muy inferiores a los asociados a la ingeniería genética. Además, esta no resulta más rápida que la mejora vegetal convencional, y entraña riesgos adicionales.

El lobby de los OMG lleva 18 años prometiendo cultivos MG con rasgos deseables para vender la ingeniería genética a los políticos, la industria alimentaria y el público. Pero hoy en día, prácticamente todos los OMG comercializados se han modificado utilizando dos simples rasgos: resistencia a herbicidas y producción de insecticida.

No necesitamos la ingeniería genética para conseguir alimentar al mundo y sobrevivir a los desafíos que nos esperan. De hecho, la calidad y eficacia de nuestro sistema de producción de alimentos sólo depende en parte en la genética de las especies que cultivamos. La otra variable de la ecuación son los métodos agrícolas. No sólo necesitamos variedades altamente productivas, adaptadas al clima y resistentes a enfermedades, sino una agricultura productiva, adaptada al clima y resistente a enfermedades.

La mejora convencional, combinada con métodos agroecológicos, puede cubrir todas nuestras necesidades de alimentos presentes y futuras.

Referencias: 

1. Gonsalves D. Transgenic papaya in Hawaii and beyond. AgBioForum. 2004;7(1 & 2):36–40.

2. Ferreira SA, Pitz KY, Manshardt R, Zee F, Fitch M, Gonsalves D. Virus coat protein transgenic papaya provides practical control of papaya ringspot virus in Hawaii. Plant Dis. 2002;86(2):101-105. doi:10.1094/PDIS.2002.86.2.101.

3. Fitch MMM, Manshardt RM, Gonsalves D, Slightom JL, Sanford JC. Virus resistant papaya plants derived from tissues bombarded with the coat protein gene of papaya ringspot virus. Nat Biotechnol. 1992;10(11):1466-1472. doi:10.1038/nbt1192-1466.

4. Goodman MM. New sources of germplasm: Lines, transgenes, and breeders. En: Martinez JM, ed. Memoria Congreso Nacional de Fitogenética. Universidad Autónoma Agraria Antonio Narro, Saltillo, Coah, Mexico; 2002:28–41. Disponible en: http://www.cropsci.ncsu.edu/maize/publications/NewSources.pdf.

5 Mellon M, Gurian-Sherman D. The cost-effective way to feed the world. The Bellingham Herald. http://bit.ly/NvQoZd. Publicado el 20 de junio de 2011.

6. Voosen P. USDA looks to approve Monsanto’s drought-tolerant corn. New York Times. http://nyti.ms/mQtCnq. Publicado el 11 de mayo de 2011.

7. ABC Rural News Online. Monsanto and the WA government team up on grain breeding: Skye Shannon speaks with Brian Whan, Intergrain and Peter O’Keefe, Monsanto [Audio]. 2010.

8. PR Newswire. Cargill to process Monsanto’s VISTIVE(TM) low linolenic soybeans. http://prn.to/KyIREy. Publicado el 4 de octubre de 2005.

9. Iowa State University. Six new soybean varieties highlight progress in developing healthier oils at ISU. http://www.plantbreeding.iastate.edu/pdf/soybeanReleases11-08.pdf. Publicado en 2008.

10. Ranii D. Drought-tough corn seed races to the finish line. newsobserver.com. http://bit.ly/KqA1xl. Publicado el 21 de diciembre de 2010.

11. Melchett P. Who can we trust on GM food? The Guardian (UK). http://www.guardian.co.uk/commentisfree/2008/dec/09/david-king-gm-crops. Publicado el 9 de diciembre de 2008.

12. Pendrous R. Europe’s GM barrier is “starving the poor.” FoodManufacture.co.uk. http://bit.ly/MpPw6m. Publicado el 13 de junio de 2011.

13. Xu K, Xu X, Fukao T, et al. Sub1A is an ethylene-response-factor-like gene that confers submergence tolerance to rice. Nature. 2006;442:705-8. doi:10.1038/nature04920.

14. Gunther M. Biotech and organic food: A love story. marcgunther.com. http://www.marcgunther.com/biotech-and-organic-food-a-love-story/. Publicado el 15 de abril de 2010.

15. Lebwohl B. Pamela Ronald has developed a more flood-tolerant rice. EarthSky. 2010. Disponible en: http://earthsky.org/food/pamela-ronald-has-developed-a-more-flood-tolerant-rice.

16. UC Davis. Ronald biography. 2006. Disponible en: http://indica.ucdavis.edu/ronald_bio/pamcv. Visitado el 1 de enero de 2012.

17. Hattori Y, Nagai K, Furukawa S, et al. The ethylene response factors SNORKEL1 and SNORKEL2 allow rice to adapt to deep water. Nature. 2009;460:1026–1030.

18. BBC Today Programme. David King interviewed by Sarah Montague. 2007.

19. Rothamsted Research Chemical Ecology Group. Push-pull habitat manipulation for control of maize stemborers and the witchweed Striga. Disponible en: http://bit.ly/1pST9I5.

20. Adam D. Eco Soundings: It’s in the Mail. The Guardian (UK). http://www.guardian.co.uk/environment/2008/jul/30/1. Publicado el 30 de julio de 2008.

21. Meacher M. GM foods: Meacher on super tomatoes and trampled fields: Interview by David Thompson [retransmisión televisiva]. BBC News. http://www.bbc.co.uk/news/uk-politics-17147649. Publicado el 24 de febrero de 2012.

22. Stone GD, Glover D. Genetically modified crops and the “food crisis”: discourse and material impacts. Dev Pract. 2011;21:509–516.

23. Berthelsen J. A new rice revolution on the way? AsiaSentinel. http://bit.ly/Lzthdi. Publicado el 17 de enero de 2011.

24. Sawahel W. Wheat variety thrives on saltier soils. SciDevNet. 2010. Disponible en: http://www.scidev.net/en/news/wheat-variety-thrives-on-saltier-soils.html.

25. Dean T. Salt tolerant wheat could boost yields by 25%. LifeScientist. http://lifescientist.com.au/content/biotechnology/news/salt-tolerant-wheat-could-boost-yields-by-25--583063808. Publicado el 12 de marzo de 2012.

26. Entrevista de Davis R. a Vandana Shiva. New Int. 2008. Disponible en: http://bit.ly/L3yhcA.

27. Ogodo O. Beans climb to new heights in Rwanda. SciDevNet. 2010. Disponible en: http://www.scidev.net/en/news/beans-climb-to-new-heights-in-rwanda.html.

28. AFP. “Rooting” out hunger in Africa – and making Darwin proud. Indep UK. 2010. Disponible en: http://www.independent.co.uk/life-style/health-and-families/rooting-out-hunger-in-africa--and-making-darwin-proud-2076547.html.

29. Queensland Country Life. New maize hybrids to target niche Asian markets. http://bit.ly/LZr89P. Publicado el 5 de abril de 2011.

30. Atser G. Ghanaian farmers get quality protein, drought-tolerant, and Striga-resistant maize varieties to boost production. Modern Ghana. http://bit.ly/LZolNL. Publicado el 2 de abril de 2010.

31. CIMMYT. Body blow to grain borer. CIMMYT E-News. 2007;14 May 2012. Disponible en: http://www.cimmyt.org/en/news-and-updates/item/body-blow-to-grain-borer.

32. Swoboda R. Cho[o]se high-yielding, SCN-resistant soybeans. Wallace’s Farmer (Iowa, USA). http://bit.ly/1fCi7H2. Publicado el 7 de noviembre de 2007.

33. Diers B. Discovering soybean plants resistant to aphids and a new aphid. University of Illinois Extension. http://web.extension.illinois.edu/state/newsdetail.cfm?NewsID=15202. Publicado el 20 de febrero de 2010.

34. Li Y, Hill CB, Carlson SR, Diers BW, Hartman GL. Soybean aphid resistance genes in the soybean cultivars Dowling and Jackson map to linkage group M. Mol Breed. 2007;19(1):25-34. doi:10.1007/s11032-006-9039-9.

35. Kim K-S, Hill CB, Hartman GL, Mian MAR, Diers BW. Discovery of soybean aphid biotypes. Crop Sci. 2008;48(3):923. doi:10.2135/cropsci2007.08.0447.

36. Hill CB, Kim K-S, Crull L, Diers BW, Hartman GL. Inheritance of resistance to the soybean aphid in soybean PI 200538. Crop Sci. 2009;49(4):1193. doi:10.2135/cropsci2008.09.0561.

37. Allen J. Single gene powers hybrid tomato plants. PlanetArk. http://www.planetark.com/enviro-news/item/57360. Publicado el 30 de marzo de 2010.

38. Suszkiw J. Experimental chickpeas fend off caterpillar pest. USDA Agricultural Research Service News & Events. http://www.ars.usda.gov/is/pr/2009/090825.htm. Publicado el 25 de agosto de 2009.

39. Clemson University. New not-so-sweet potato resists pests and disease. Bioscience Technology. http://bit.ly/LGHVlo. Publicado el 22 de junio de 2011.

40. Kloosterman K. Pest-resistant super wheat “Al Israeliano.” greenprophet.com. http://www.greenprophet.com/2010/08/israel-super-wheat/. Publicado el 17 de agosto de 2010.

41. Yao S. New pest-resistant habanero joins peck of ARS-created peppers. USDA Agricultural Research Service News & Events. http://www.ars.usda.gov/is/pr/2009/090922.htm. Publicado el 22 de septiembre de 2009.

42. Clarke A. Conventional potato varieties resist PCN and blight. Farmers Wkly. 2014. Disponible en: http://www.fwi.co.uk/articles/09/04/2014/144089/conventional-potato-varieties-resist-pcn-and-blight.htm.

43. Potato Council (UK). Toluca. British Potato Variety Database. 2014. Disponible en: http://varieties.potato.org.uk/display_description.php?variety_name=Toluca.

44. Wragg S. Elm Farm 2010: Blight-resistant spuds could lower carbon levels. Farmers Weekly Interactive. http://bit.ly/LsRjb2. Publicado el 11 de enero de 2010.

45. Suszkiw J. ARS scientists seek blight-resistant spuds. Servicio de Investigación Agrícola de la USDA. http://www.ars.usda.gov/is/pr/2010/100603.htm. Publicado el 3 de junio de 2010.

46. Shackford S. Cornell releases two new potato varieties, ideal for chips. Chronicle Online. http://www.news.cornell.edu/stories/Feb11/NewPotatoes.html. Publicado el 21 de febrero de 2011.

47. Fowler A. Sárpo potatoes. The Guardian. http://www.theguardian.com/lifeandstyle/2012/jan/13/alys-fowler-sarpo-potatoes. Publicado el 13 de enero de 2012.

48. White S, Shaw D. The usefulness of late-blight resistant Sarpo cultivars – A case study. ISHS Acta Hortic. 2009;834. Disponible en: http://www.actahort.org/members/showpdf?booknrarnr=834_17.

49. Suszkiw J. Scientists use old, new tools to develop pest-resistant potato. Servicio de Investigación Agrícola de la USDA. http://www.ars.usda.gov/is/ar/archive/apr09/potato0409.htm. Publicado el 31 de marzo de 2009.

50. Siar SV, Beligan GA, Sajise AJC, Villegas VN, Drew RA. Papaya ringspot virus resistance in Carica papaya via introgression from Vasconcellea quercifolia. Euphytica. 2011;181(2):159–168.

51. Summers J. GM halo effect: Can GM crops protect conventional and organic farming? Genetic Literacy Project. http://www.geneticliteracyproject.org/2014/01/09/gm-papaya-halo-effect/#.U2Kp3ccowsk. Publicado el 9 de enero de 2014.

52. Chan K. War of the papayas. ChinaDaily.com. http://bit.ly/LQT67d. Publicado el 8 de septiembre de 2011.

53. Hao S. Papaya production taking a tumble. The Honolulu Advertiser. http://bit.ly/LzDZRb. Publicado el 19 de marzo de 2006.

54. GM Freeze. Rothamsted’s GM wheat – “A step backwards for farming” [comunicado de prensa]. http://www.gmfreeze.org/news-releases/187/. Publicado el 29 de marzo de 2012.

55. Rothamsted Research. Rothamsted GM wheat trial. 2014. Disponible en: http://www.rothamsted.ac.uk/our-science/rothamsted-gm-wheat-trial.

56. Powell W, A’Hara SA, Harling R, et al. Managing biodiversity in field margins to enhance integrated pest control in arable crops (“3-D Farming” Project): Project report no. 356 part 1. Home-Grown Cereals Authority (HGCA); 2004. Disponible en: http://archive.hgca.com/document.aspx?fn=load&media_id=1496&publicationId=1820.

57. Hickman JM, Written SD. Use of Phelia tanacetifolia strips to enhance biological control of aphids by overfly larvae in cereal fields. J Econ Entomol. 1996;89(4):832-840.

58. Lundgren P. GM wheat in the UK? No thanks! PeterLundgren.co.uk. http://www.peterlundgren.co.uk/2012/03/03/gm-wheat-in-the-uk-no-thanks-6/. Publicado el 3 de marzo de 2012.

59. Suszkiw J. New soybeans bred for oil that’s more heart-healthy. USDA Agricultural Research Service News & Events. http://www.ars.usda.gov/is/pr/2010/100916.htm. Publicado el 16 de septiembre de 2010.

60. Li S, Nugroho A, Rocheford T, White WS. Vitamin A equivalence of the β-carotene in β-carotene–biofortified maize porridge consumed by women? Am J Clin Nutr. 2010;92(5):1105-1112. doi:10.3945/ajcn.2010.29802.

61. HarvestPlus. Scientists find that “orange” maize is a good source of vitamin A. HarvestPlus.org. http://bit.ly/L2PxNV. Publicado el 7 de septiembre de 2010.

62. Anderson T. Biofortified crops ready for developing world debut. SciDev.Net. http://bit.ly/MAkMg7. Publicado el 17 de noviembre de 2010.

63. BBC News. “Healthy” purple potato goes on sale in UK supermarkets. http://www.bbc.co.uk/news/uk-scotland-11477327. Publicado el 6 de octubre de 2010.

64. Watson J. Purple spud will put you in the pink. Scotland on Sunday. http://scotlandonsunday.scotsman.com/uk/Purple-spud-will-put-you.4841710.jp. Publicado el 3 de enero de 2009.

65. Knowles M. Italian producers unveil “supertomato.” Fruitnet.com. http://bit.ly/1oLKL7t. Publicado el 5 de julio de 2010.

66. CBS News. Purple tomatoes may fight cancer, other diseases. http://archive.digtriad.com/news/health/article/202115/8/Purple-Tomatoes-May-Fight-Cancer-Other-Diseases. Publicado el 3 de diciembre de 2011.

67. John Innes Centre. Purple tomatoes may keep cancer at bay. http://bit.ly/NAwtZ6. Publicado el 26 de octubre de 2008.

68. Martin C. How my purple tomato could save your life. Mail Online. http://bit.ly/10JsmlO. Publicado el 8 de noviembre de 2008.

69. Derbyshire D. Purple “super tomato” that can fight against cancer. Daily Mail. http://www.athena-flora.eu/florapress/4-Purple_Tomatoes_International_press_clip/UK/daily%20mail_UK.pdf. Publicado el 27 de octubre de 2008.

70. Asian News International. Low-allergy peanuts on the anvil. OneIndiaNews. http://bit.ly/Li7xlV. Publicado el 8 de junio de 2010.

71. North Carolina A&T State University School of Agricultural and Environmental Sciences. N.C. A&T food scientist develops process for allergen-free peanuts. EurekAlert. http://bit.ly/LQVQBE. Publicado el 23 de julio de 2007.

72. Ogodo O. Iron-fortified maize cuts anaemia rates in children. SciDev.Net. http://bit.ly/LRAFl7. Publicado el 31 de mayo de 2007.

73. Andang’o PE, Osendarp SJ, Ayah R, et al. Efficacy of iron-fortified whole maize flour on iron status of schoolchildren in Kenya: a randomised controlled trial. Lancet. 2007;369:1799-806. doi:10.1016/S0140-6736(07)60817-4.

74. Pollack A. That fresh look, genetically buffed. New York Times. http://www.nytimes.com/2012/07/13/business/growers-fret-over-a-new-apple-that-wont-turn-brown.html?_r=2&smid=tw-nytimesdining&seid=auto&. Publicado el 12 de julio de 2012.

75. Charles D. This GMO apple won’t brown. Will that sour the fruit’s image? NPR.org. 2014. Disponible en: http://www.npr.org/blogs/thesalt/2014/01/08/260782518/this-gmo-apple-wont-brown-will-that-sour-the-fruits-image.

76. The Organic & Non-GMO Report. Washington State University develops non-GMO, non-browning apple alternative. http://www.non-gmoreport.com/articles/february2014/wsu-develops-non-gmo-non-browning-apple-alternative.php. Publicado el 31 de enero de 2014.

77. James C. Global status of commercialized biotech/GM crops: 2012. ISAAA; 2012. Disponible en: http://www.isaaa.org/resources/publications/briefs/44/download/isaaa-brief-44-2012.pdf.

78. GMWatch. Is GM quicker than conventional breeding? http://www.gmwatch.org/index.php/news/archive/2013-2/15227. Publicado el 23 de diciembre de 2013.

79. Phillips McDougall. The cost and time involved in the discovery, development and authorisation of a new plant biotechnology derived trait: A consultancy study for Crop Life International. Pathhead, Midlothian; 2011.

80. Goodman MM, Carson ML. Reality vs. myth: Corn breeding, exotics, and genetic engineering. En: Proc. of the 55th Annual Corn & Sorghum Research Conference. Vol 55. Chicago, IL; 2000:149–72.

81. Lloyd T. Monsanto’s new gambit: Fruits and veggies. Harvest Public Media. http://bit.ly/LQTNxp. Publicado el 8 de abril de 2011.

Compártelo: